Plaza de Toros de Monóvar Joya del Vinalopó Monòver

La joya del Vinalopó cada día reluce menos

El desinterés hacia la Plaza de Toros de Monóvar, le está pasando factura pese a la inversión millonaria hecha en su día para recuperarlo

La Plaza de Toros de Monóvar, conocida como la “Joya del Vinalopó”, ha perdido el lustre que significó su rehabilitación y puesta en funcionamiento, tras muchos años de ruina y tras inversiones millonarias por parte de la Generalitat Valenciana.

El paso de los años, desde su reinauguración allá por los primeros años de la pasada década, ha dejado claro que el coso monovero, rehabilitado y reinaugurado como “edificio multiusos”, no reúne las condiciones necesarias de seguridad para albergar espectáculos que superen el millar de espectadores.

A pesar de ello, se han venido celebrando corridas, galas del deporte local, concentraciones moteras, suelta de vaquillas, espectáculos televisivos en sus bolos veraniegos y algunas actuaciones musicales, que han llegado a reunir aforos de entre 2000 y 4000 espectadores.

¿Cuáles son las causas?

La falta de mantenimiento, la crisis (que también ha afectado al mundo de los toros), la mala gestión empresarial por impagos a toreros considerados como primeras figuras (El Cordobés y Francisco Rivera, entre otros), el posterior boicot del sindicato de toreros a la plaza monovera y desinterés general a este edificio construido a principio del siglo XX por Pedro Román “Pere Pita” ha traído el consiguiente deterioro y falta de uso.

Intentos del nuevo gobierno por darle uso

Dos han sido los últimos intentos para programar actos en la Plaza de Toros de Monóvar, fue durante las pasadas fiestas patronales, pero los dos fracasaron.

La concejalía de fiestas intentó que el coso monovero acogiera la cena homenaje a las Reinas y Damas de las fiestas de “Setembre 2014”, pero la oposición de los padres al lugar hizo que la idea fracasara.

El segundo intento estuvo motivado por la presencia en Monóvar de la joven cantante María Parrado para ofrecer un concierto durante las fiestas. La concejalía lo programó en la Plaza de Toros pero la escasa venta de entradas, por parte de la empresa encargada de la organización, dio lugar al traslado del concierto al parque municipal de la Alamenda.