pantano amadorio alicante lluvias

Alicante se convierte en el área poblada más seca del planeta

En Alicante estamos soportando un clima subdesértico y si la situación no cambia en otoño comenzarán serios problemas para el regadío, ya que el secano se ha perdido

Un informe del Laboratorio de Climatología de la Universidad cifra las precipitaciones en Alicante en 104 litros/m2, dieciséis menos de lo registrado en el Sahel, entre el Sáhara y Sudán, el área habitada donde menos llueve en el mundo, donde la precipitación está en 120 litros por metro cuadrado al año. Sólo llueve menos en el desierto que conecta Perú y Chile, pero está deshabitado.

La falta lluvias que los pluviómetros hayan recogido en el último año agrícola (agosto 2013/julio 2014), ha hecho que estemos soportando un clima subdesértico, según el catedrático y climatólogo Jorge Oleína, que advierte de que si la situación no cambia en otoño comenzarán serios problemas para el regadío, ya que el secano se ha perdido.

En julio no llovió ni una gota en la provincia. En los últimos 12 meses, en Alicante se han recogido 104,4 litros por metro cuadrado de lluvia, lo que supone tan sólo un 30% de lo normal (336 litros). Pero si el periodo se acota a los siete primeros meses de 2014, el porcentaje se hunde todavía más, ya que entre enero y el pasado 31 de julio se registraron 23 litros por metro cuadrado, un 76% por debajo de lo normal para la Agenda Estatal de Meteorología. «En la ciudad de Alicante no se conocía un período de lluvias tan pobre en toda la serie histórica de la ciudad, es decir desde 1856, por lo que estamos ante un año histórico a falta de lo que suceda en el otoño», aseveró Jorge Olcina.

El Campello es el municipio de España donde menos ha llovido desde el pasado mes de enero: 5,6 litros/metro cuadrado.

Según el informe de Jorge Oleína, al margen del dato coyuntural de El Campello, la zonas con peores registros pluviométricos se localizan en el litoral de la Marina Alta y en todo el área ya clásica del Medio y Baix Vinalopó y la comarca de l’Alacantí. Un balance paupérrimo que ha ya tenido consecuencias ambientales graves, como la pérdida de más de 180.000 almendros, un árbol de secano pero que no ha resistido la falta de humedad.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante apuntó, por otro lado, que «es importante resaltar que los abastecimientos están garantizados para todos los municipios hasta final de año. El problema puede llegar para el campo si la situación no cambia radicalmente en otoño. Los cultivos de regadío pueden tener problemas». De hecho, comunidades como Riegos de Levante llevan ya semanas negociando la compra de agua en Castilla-La Mancha.

En cuanto al calor en la provincia de Alicante volvió a ser diferente. Mientras que en el conjunto de la Comunidad los expertos estiman que el mes fue «frío» al registrarse una temperatura media de 25,9ºc, cuatro décimas por encima de lo habitual.