Saltar al contenido →

Este es el perfil de los nuevos emprendedores en Alicante

Menos emprendedores, según la UMH durante 2014 sólo un 5,4% de la población barajó el autoempleo como salida profesional frente al 9,8% del año anterior

Parece que la mejora de la situación económica y, por tanto, el aumento de las posibilidades de encontrar un empleo por cuenta ajena ha reducido la cifra de trabajadores que se plantea poner en marcha su propia empresa.

Mientras que en 2013 el 9,8% de los consultados barajaba la opción de crear un negocio como salida profesional, el año pasado el porcentaje ya se había reducido hasta el 5,4% según el informe Global Entrepreneurship Monitor 2014 que ha dirigido el catedrático de la Universidad Miguel Hernández José María Gómez Gras, y en el que se ha encuestado a más de 1.200 personas.

«La salida de la crisis se nota por partida doble porque, por un lado, se incrementa el número de personas que ven oportunidades de negocio en el mercado para los emprendedores (un 24,2% frente al 17,4% de 2013), pero también se reduce los que están dispuestos a hacerlo», apunta Gómez Gras.

Cómo es lógico, este cambio de tendencia también se deja sentir en el número de trabajadores que finalmente dan el salto y se convierten en empresarios. Del mismo modo, el informe también señala una pequeña reducción del número de emprendedores cuya principal motivación es la necesidad, y que suponen el 31,3% del total -seis décimas menos que en 2013- frente al 66,8% que asegura que lo hizo tras ver una oportunidad de negocio.

El perfil de los nuevos empresarios y sus negocios

Las características de los nuevos emprendedores, según el estudio patrocinado por la Universidad Miguel Hernández y Santander Universidades, son una edad media entorno a los 41 años, la mayoría varones -un 58,3% frente a un 41,7% de mujeres- e inician esta nueva andadura profesional en solitario (un 49,8%).

Por actividad, un 54,8% de los nuevos negocios se encuadra en los servicios orientados al consumo (comercio, hostelería, etc.), un 18,3% dirige su actividad a los servicios para otras empresas y un 23,5% tiene algún componente industrial.

En cuanto a la inversión inicial más frecuente es de 6.000 euros, el 50% los financia con sus propios ahorros, otro 20% recurre a la familia, un 7% gracias a los amigos y sólo el 23% pide el dinero al banco.