Investigadores Universidad Alicante UA material polimérico autorreparable

Hallado en España un material capaz de autorrepararse

El material descubierto en la Universidad de Alicante podría usarse en la medicina, cosmética, la industria aeroespacial y automoción

Investigadores de la Universidad de Alicante del Laboratorio de Adhesión y Adhesivos han desarrollado un material polimérico flexible capaz de autorreparse, constituye una novedad a nivel mundial que podría aplicarse en varios campos.

El material que constituye un tipo de resina transparente, tiene la propiedad de repararse por sí solo ya que, como se puede ver en el vídeo de demostración, si se corta con una tijera por la mitad y se pone en contacto de nuevo, tras 10-15 segundos, se une sin necesidad de utilizar ninguna fuente externa.

Otra característica, pero no menos importante es que el material tiene memoria de forma, es decir, aunque se aplaste o manipule recupera su forma original en pocos segundos.

Pero las características del material no terminan ahí, todavía va más allá, porque el proceso, cortar y unir, puede realizarse dentro del agua o cualquier otra sustancia fluida. “Esta propiedad constituye una novedad a nivel mundial que abre camino al desarrollo de diferentes materiales para aplicaciones en sectores como el de la medicina, cosmética, industria espacial, automoción, entre muchos otros”, señalan los tres investigadores autores del hallazgo.

Investigadores Universidad Alicante UA material polimérico autorreparable material Hallado en España un material capaz de autorrepararse investigadores ua universiad alicante material autorrepara polimero

José Antonio Jofre, Andrés Jesús Yáñez y José Miguel Martín. EFE

Los investigadores José Miguel Martín, catedrático de Química Inorgánica, José Antonio Jofre, ingeniero químico e industrial y el químico Andrés Yáñez, comentan que “por poner un ejemplo, realizar catéteres para uso interno en medicina sería posible con este material, de manera que si se rompiese en el interior de un ser humano bastaría con inmovilizar a la persona durante unos segundos y se autorrepararía”.

Según los investigadores de la UA, “las valiosas características del nuevo material se deben a que carece de reacción química, lo que evita su alteración y lo convierte en “biocompatible”, es decir, aceptado por todo cuerpo”.